102019Set
Tricomoniasis: una infección de transmisión sexual parasitaria muy contagiosa y común

Tricomoniasis: una infección de transmisión sexual parasitaria muy contagiosa y común

La tricomoniasis es una infección de transmisión sexual causada por un parásito protozoo flagelado llamado Trichomonas vaginalis, e infecta con mayor frecuencia a las mujeres. Su contagio se da a través del sexo vaginal, anal u oral. Es una de la ITS más comunes, y su tratamiento es fácil si es detectado; sin embargo, en algunas mujeres no presentaran síntomas, dificultando su tratamiento, transmitiéndose a sus parejas sexuales sin que se den cuenta.

Aunque muchas pueden no presentar síntomas, entre quienes sí, estos pueden aparecer entre 5 y 28 días luego del contagio, siendo los siguientes:

  • Irritación y picazón en la zona genital
  • Flujo espeso o espumoso de color transparente, blanco, amarillento o verdoso; y de olor desagradable
  • Dolor al orinar o al tener relaciones sexuales
  • Dolor en la zona abdominal baja, aunque es poco frecuente

Para diagnosticar si se tiene tricomoniasis, es necesario realizarse un chequeo ginecológico integral, que incluya el frotis cérvico vaginal, que pueda analizar la muestra de flujo en el microscopio y complementarlo con un cultivo.

Cuando la tricomoniasis ha sido detectada se procede a la medicación, generalmente antibióticos, es importante que tu pareja también lleve el tratamiento, de lo contrario, puedes volver a contagiarte. Mientras ambos estén tratándose se debe evitar mantener relaciones sexuales hasta finalizar la toma indicada.

Por otro lado, quienes no muestran síntomas y no saben que están infectados por este parásito, pueden ir transmitiendo la enfermedad a su pareja. Las mujeres embarazadas con tricomoniasis elevan el riesgo de tener parto prematuro, o bebés que nacen con bajo peso, pudiendo afectar su desarrollo y salud al nacer.

La mejor forma de prevenir la tricomoniasis y cualquier infección de transmisión sexual es no tener sexo, pero es poco probable que suceda. Sin embargo, puedes reducir el riesgo si sigues los siguientes pasos:

  • Usar preservativo: es el único método de barrera que te protegerá, seas hombre o mujer.
  • Tener solo una pareja sexual, es necesario que se limite la cantidad de parejas sexuales.
  • Visita al ginecólogo y realízate chequeos ginecológicos integrales y hazte la prueba para descartar ITS.

Reserva tu cita con nuestros especializados ginecólogos de OncoGyn ¡Haz clic AQUÍ!
Búscanos en Facebook: Clinica Oncogyn



Comentarios





Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *