182019Jul
Displasia cervical: ¿puedo tener cáncer de cérvix por una infección del virus del papiloma humano?

Displasia cervical: ¿puedo tener cáncer de cérvix por una infección del virus del papiloma humano?

La displasia cervical es el término que se utiliza para referirse a los cambios anormales de las células del cuello uterino, causadas por el virus del papiloma humano (VPH).

En algunos casos, estos cambios son manejables y desaparecen por si solas; no obstante, los casos de displasia moderada y grave no lo harán y, si no son tratados ni localizados, pueden derivar en un cáncer de cuello uterino.

Las displasias pueden clasificarse según su grado de extensión de neoplasia intraepitelial cervical (CIN) en:

  • Leve o CIN-1: en este nivel las células de la cérvix son anormales en un tercio y  puede no precisar tratamiento, pero si seguimiento. Una de cada 6 mujeres desarrollará esta neoplasia.
  • Moderada o CIN2: alrededor de dos tercios de células del útero presentan cambios.
  • Grave o CIN3: casi el 100% de las células del cuello uterino son anormales o precancerosas.

Las mujeres expuestas al VPH de alto riesgo son quienes tienen mayor riesgo de presentar displasia; sin embargo, existen otros factores que pueden causar el crecimiento de estas células:

  • ETS, como la clamidia y herpes simple de tipo2
  • Tener VIH
  • El consumo de cigarros

¿Cómo se si tengo displasia?

La displasia no muestra síntomas que puedan advertir su presencia, por lo que es importante que las mujeres se realicen chequeos ginecológicos periódicamente, que incluyan el Papanicolaou y colposcopia, para la observación detallada de la cérvix. Si en esta prueba se observan células anormales, se realizará una biopsia, con la finalidad de confirmar la displasia y dar un tratamiento si es necesario.

Si la biopsia detecta la presencia de la displasia, se proceden a tratamientos según la extensión de las células anormales, los cuales pueden ser:

  • Vaporización con láser: con el uso de un haz de luz de alta intensidad, las células anormales son vaporizadas.
  • Procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP): con el uso de un asa de alambre fino se elimina el tejido dañado, su procedimiento es ambulatorio.
  • Conización con láser: con la precisión del láser, se extrae un trozo de forma cilíndrica o cono del cuello uterino, usualmente se usa cuando se busca eliminar partes más extensas.

Si has sufrido de displasia, es importante realizarte chequeos cada 12 meses o como indique el médico ya que los seguimientos son esenciales.

Reserva tu cita con nuestros especializados ginecólogos de OncoGyn ¡Haz clic AQUÍ!
Búscanos en Facebook: Clinica Oncogyn



Comentarios





Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *